Women Talk

¿Sabes qué te estás echando en la cara?

Decidida a eliminar los tóxicos que abundan en la industria cosmética, Gaelle Duret y su socia crearon Tessa, una interesante linea de aceites orgánicos para la piel. #MujerInnovadora

Escrito en: Moda & Belleza, Consciente, Saludable, Innovación | Escrito por: Natalia Del Campo

"La gente que me conoce no pueden creer que hoy esté en el mundo de la cosmética", dice de entrada la belga radicada en Chile Gaelle Duret sobre su emprendimiento, la linea cosmética de aceites naturales TESSA. Claro, porque durante 20 años Gaelle trabajó en el mundo de las finanzas corporativas y nunca se preocupó mucho de lo que se ponía en la piel. En ese mundo vivía estudiando y analizando información financiera, que era lo que más le gustaba hacer. Sin embargo tras una enfermedad de su padre en 2011 esta mujer cambió de intereses, entrando de lleno al muno de la nutrición.  "Mi padre se enfermó y para entender lo que le pasaba, empecé a leer mucho sobre enfermedades auto-inmunes. Ahí me di cuenta de lo importante de una buena alimentación para la salud y también me di cuenta que no sabía nada sobre ese tema", recuerda.

Gaelle se puso a estudiar y tomó un curso de coaching en nutrición (Health Coach) en un instituto en Nueva York que luego profundizó viviendo en Boston. Apasionado con el tema partió con un blog, y de vuelta en Chile, emepzó a hacer coaching a personas, talleres, charlas, asesorías a empresas y clases de cocina. "Fue un cambio muy grande respecto de mi vida anterior", dice hoy. Hace poco más de un año y luego de leer un artículo sobre la poca regulación de los químicos usados en la industria cosmética y el impacto en la salud de las personas, quedó horrorizada. 

Paulina Etcheberry y Gaelle Duret, socias y creadoras de Tessa, marca en la que sólo usan aceites esenciales, las que además del aroma, entregan numerosas propiedades cosméticas. 

Muchos de estos elementos usados en la cosméticas son tóxicos y Gaelle pensó que nadie estaba realmente informado. "Me di cuenta que no vivía en forma consecuente. Por un lado, me preocupaba mucho de lo que comía comprando el pollo orgánico, los huevos de la gallina feliz, las carnes en una tienda especial, pero por otro lado, me aplicaba cualquier producto en la cara y cuerpo". Así empezó a buscar productos en el mercado chileno, y como no encontró de la calidad que quería siguió rastreando hasta que en un viaje visitando a su familia a Bélgica encontré algunos basados en activos botánicos y sin químicos nocivos. Fue en ese momento que en su camino se cruzó Paulina Etcheberry, quien venía del mundo del Head Hunting. Ella tampoco tenía experiencia en el rubro cosmético, pero toda su vida, había sufrido problemas de la piel, con alergias, rosácea, acné y reacciones fuertes a ciertos químicos de cosméticos recomendados por su dermatólogo. "La Paulina llegó a la cosmética “clean” por su mala experiencia con la cosmética convencional y yo llegué por el tema nutricional", dice Gaelle.

¿Por qué crees que no nos fijamos en los ingredientes y componentes que tienen las cremas y otros productos que nos ponemos en la piel, mientras sí estamos más atentos a lo que comemos?

Creo que solo en los últimos años estamos fijándonos en los ingredientes de lo que comemos. Por muchos años, confiamos ciegamente en los fabricantes, pensando que ellos tenían nuestro bienestar como prioridad, cuando la verdad es que tenían su bolsillo como prioridad. Por el aumento de la obesidad y enfermedades crónicas como sociedad hemos empezado a cuestionar lo que comemos y a pedirle mayor transparencia a los fabricantes. Creo que hoy día, el consumidor está más informado y trata de alimentarse mejor, y de a poco, esta exigencia está llegando al mundo cosmético. Ahora, leer ingredientes en etiquetas de productos alimenticios es bastante más simple que en los productos cosméticos. Llevamos con la Paulina más de un año en este tema, y la verdad es que aprendemos todos los días sobre ingredientes nuevos. Son más de 10.000 químicos los que se usan en la industria y es imposible conocerlos todos. Algunos son totalmente inofensivos, otros son tóxicos y a veces los nombres se parecen. Nosotras nos regimos por una base de datos (Skindeep del EWG.org) para revisar uno a uno cada ingrediente que usamos.

La gran mayoría de la gente no lee la lista completa de ingredientes, pero solamente los ingredientes recalcados por el fabricante en la etiqueta principal del producto. No creo que en el futuro ese tema cambie, pues siempre va a ser complejo y no vamos a tener más tiempo.

¿Qué elementos usados en cosmética son los más tóxicos? ¿Qué casos se conocen de que hayan producido algun efecto negativo?

Son miles los químicos usados en la industria y no todos son malos obviamente. Lo tóxico significa que puede dañar a nuestras células, órganos, causar daños neurológicos, y afectar el sistema endocrinológico, reproductivo o inmune. Hemos visto que hay muchos compuestos tóxicos en el mundo de los preservantes, con los parabenos y los liberadores de formaldehídos, potencialmente cancerígenos y/o disruptores del sistema endocrinológico. Por eso, en TESSA nos hemos enfocado a buscar preservantes naturales principalmente, y preservantes químicos no tóxicos cuando los naturales no nos han funcionado. Lo mismo pasa con las fragancias artificiales (perfumes) donde se esconden muchos químicos tóxicos, como los ftalatos, los que pueden afectar el sistema hormonal. 

¿Qué beneficios tienen tus productos además de estar libres de elementos químicos?

Lamentablemente, aunque no lo queramos ni lo buscamos, estamos expuestos diariamente a toxinas (aire, contaminación, estrés, comidas en restaurantes), lo que aumenta la carga de desintoxicación del hígado. Dado eso, es muy importante cuidar también lo que te pones en la piel, ya que muchos químicos tóxicos logran penetrar esa barrera, llegando a la sangre y por ende a nuestras células. Usar productos cosméticos libres de toxinas contribuye a ayudar a que tu hígado pueda dedicarse a sus otras funciones, tan o más importantes aún para tu salud. 

Beauty OilEl Beauty Oil (en la foto) es un blend de aceites de chía, jojoba, argán y oliva. Aporta hidratación profunda, estimula la regeneración celular, regula el sebo, mejora la elasticidad y firmeza de la piel, retarda el envejecimiento, e ilumina. Ideal para pieles con rosácea y grasas.

El Luxury Oil (en la foto) es un blend de 10 activos botánicos como aceites de onagra, zanahoria, girasol y avellana chilena. Con fragancia de aceites esenciales de bergamota & limón tiene propiedades antioxidantes y anti-aging.

TESSA usa materias primas naturales, algunas orgánicas, derivados del mundo vegetal, pero también materia prima química sintética no tóxica, de origen natural o sintético. Gaelle subraya que es importante saber que las palabras "natural" y "orgánica" muchas veces se usan mal y muchos fabricantes abusan de estos calificativos. "TESSA no se vende como 100% natural porque no lo somos. Algunos de nuestros productos sí lo son, como nuestros sérums y aceite corporal, pero no todos lo son", aclara Gaelle corriegiendo que en vez son una marca cosmética “clean” con activos botánicos de alta calidad y sin químicos tóxicos. Por eso se revisa cada ingrediente con la base de datos de una ONG americana que se llama EWG (Environmental Working Group), la que clasifica todos los químicos usados en la industria cosmética con notas entre 1 y 10 (1= no tóxico y 10 = muy tóxico). "Todos nuestros ingredientes tienen clasificación menor a 4, con la gran mayoría entre 1 y 2. Preservantes convencionales como los parabenos por ejemplo tienen clasificación de 7, los que no encontrará en nuestros productos", explica. 

Las mujeres gastamos siempre parte de nuestro presupuesto en belleza y por eso hay una gran oferta, ¿qué ofrece Tessa para diferenciarse?

Ofrecemos productos de alta calidad a muy buenos precios. Estos en otros mercados (EEUU y Europa) valdrían el doble. Revisamos cada ingrediente y jamás usamos uno de “relleno” y que no aporte algo a la formulación. Pasamos mucho tiempo usando activos botánicos potentes, y ha sido un período de aprendizaje tanto para el laboratorio como para nosotras, aunque nuestros procesos son más largos y costosos para lograr la formulación perfecta. Nosotras vamos a tener la salud como prioridad y no vamos a transar con nuestros principios. Hay cada vez mayor desconfianza hacia los grandes grupos y hemos visto que las clientas prefieren elegir una marca más transparente, en la que pueden confiar.

¿Qué fue lo más difícil de emprender en un nuevo rubro? ¿con qué barreras te encontraste? 

Lo más difícil al final es atreverse a entrar en un mundo en el que no sabes nada y con ganas de hacer algo diferente. No fue fácil conseguir que los laboratorios nos recibieran y que nos tomaran como cliente pues para ellos era un riesgo y una apuesta aceptar un cliente nuevo y pequeño como nosotras. Ellos nos escucacharon y aunque ninguna de las dos somos químicas ahora hemos tenemos una relación fructifera. 

"En algún momento pensamos usar la marca “GaPi” (Gaelle-Pina, sobrenombre de Paulina). Por suerte, nos decidimos por TESSA", recuerda Gaelle. 

¿Qué consejo le darías a otras mujeres que quieren emprender?

La verdad es que jamás pensé que iba a emprender en mi vida, y la Paulina tampoco, por lo que nos cuesta entregar consejos. Fui feliz y cómoda como empleada, y luego fui feliz con mis asesorías en nutrición. TESSA nació porque en un momento oportuno mis inquietudes y las de la Paulina se juntaron y eso nos dio la fuerza a las dos para lanzarnos. Crear productos, diseñar una marca, organizar una empresa con sus sistemas internos ha sido desafiante, pero muy motivante a la vez. Creo que el primer consejo que les daríamos a otra mujer que quisiera emprender, es que haga algo que le apasione, ya que va a tener que pasar mucho tiempo trabajando y que tenga ciertos ahorros ya que durante meses ganará poco o nada. Otro consejo es enfocarse en tener buenos productos ya que desde ahí parte todo. Llevamos 6 meses en el mercado y nuestros productos han tenido una excelente aceptación y eso es simplemente consecuencia de tener productos de alta calidad, con un claro valor agregado. 

¿Por qué le pusieron Tessa, qué significa y cómo armaron la marca?

Quisimos diferenciarnos del mercado que se dice “natural” y “orgánico”, pero que a fin de cuentas, no lo es. TESSA representa la consumidora del futuro, que quiere tener una vida sana, que hace deporte, que quiere verse bien pero naturalmente, que se informa, que se preocupa de su alimentación, que trata de dormir lo suficiente y tener una vida de familia y profesional equilibrada. TESSA es una consumidora informada que busca transparencia, y que busca confiar nuevamente.

¿Cuáles son sus próximos pasos a seguir?

Uff, como te imaginas en un emprendimiento, siempre hay mucho que hacer. Pero lo más relevante para nosotras es que queremos seguir innovando con nuestros productos. Tenemos muchos en carpeta por desarrollar tanto para mujeres como para hombres, pero como formular toma mucho tiempo, tenemos que elegir. Este año 2017, esperamos lanzar entre 2 y 3 productos adicionales a los 4 existentes. Todos para mujeres y todos para la cara. Queremos consolidarnos en el mercado chileno tanto en Santiago como en regiones. Queremos aprender de nuestras clientas y entender sus necesidades. Por ahora no estamos pensando en exportar ya que es otro mundo y apenas estamos conociendo Chile.

¿Tienes alguna anécdota de los inicios de esta empresa para contar?

Con apenas 3 meses de vida, nos embalamos y quisimos aprovechar unos contactos para tratar de exportar TESSA a China. Tradujimos todo al inglés y mandamos muestras. Solo después nos juntamos con ProChile, entendimos lo complejo de exportar cosmética a ese país. Obviamente esa exportación no resultó y no creo que resulte algo por mucho tiempo.

Nuestro primero intento de formulación fue un factor solar, usando filtros minerales como zinc y titanio. Trabajamos meses  y no logramos nunca una textura rica, por la simple razón que es muy difícil hacerlo con esos tipos de filtros. Era como ponerse una máscara blanca en la cara. Por suerte, lo desechamos y lo pusimos en carpeta, pues no creo que hubieramos ido muy lejos.  En una de esas, en un tiempo más, con más experiencia, lo retomaremos.

Actualmente en su sitio we se pueden encontrar estos tres productos para el rostro de la linea TESSA: los sérum Beauty y Luxury Oil y el tónico hidratante, además de un Body Oil de hidratacion para el cuerpo.

Gaelle cuenta que siempre quisieron lanzar la marca con los 1-2-3 de la rutina básica diaria: Limpieza (Loción Micelar), Tónico (Vitamin C Mist), y Nutrición (Beauty y Luxury Oil). Pero, no resultó lanzar los tres al mismo tiempo. "Nos demoramos mucho tanto para el tónico como para la loción micelar. Tuvimos que probar con MUCHOS preservantes y luego hacer tests microbiológicos". Asi que en diciembre pasado partieron con el paso 3, los sérums, luego salió el mist (paso 2) y finalmente en julio saldrá finalmente el paso 1 con la loción micelar. "¡Todo al revés pero al fin tendremos a rutina con el 1-2-3!", se alegra la creadora de Tessa.

 

Shop now

"Creemos en el poder de la naturaleza"